martes, 22 de mayo de 2007

Los jueces , deliberan sobre el futuro de Mumia Abu-Jamal

Después de la audiencia del 17 de mayo en Filadelfia los jueces tardarán en ordenar un nuevo juicio, la ejecución o cadena perpetua para Mumia Abu-Jamal. El periodista recibe apoyo internacional y mensajes de otros presos políticos, incluso Leonard Peltier.

Cientos de personas manifestaron su apoyo por el preso político Mumia Abu-Jamal frente a la corte en Filadelfia el 17 de mayo mientras otros cientos llenaron la sala para escuchar los argumentos presentados ante el tribunal federal de apelaciones del 3° Circuito.

El periodista y escritor africano-americano fue sentenciado a muerte por el asesinato del policía blanco Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981 y sigue escribiendo desde el corredor de la muerte del estado de Pensylvania. En el año 2001 el juez Yohn avaló el veredicto de culpabilidad pero revocó la sentencia de muerte, citando las instrucciones ambiguas y falladas del juez Sabo al jurado con respecto a la imposición de la sentencia. Tanto la fiscalía como la defensa apeló el dictamen.

El jueves pasado, el fiscal Hugh Burns postuló ante un panel de tres jueces del 3° Circuito (Anthony Scirica, Robert Cowen y Thomas Ambro) que el juez Yohn erró al revocar la sentencia de muerte.

Por otro lado, el abogado Robert R. Bryan sostuvo que el derecho constitucional de su cliente a un juicio imparcial fue violado debido a la postura política y al racismo del juez y de la fiscalía en el juicio de junio de 1982. La abogada Judith Ritter respondió a los argumentos de Burns con respecto a la pena de muerte mientras la abogada Christine Swarns del Fondo de Defensa Jurídica de la NAACP argumentó sobre el racismo en la elección del jurado.

Ahora es probable que el panel de tres jueces tarde unos meses en pronunciarse.

Varios observadores han comentado sobre el ambiente de la audiencia. En una entrevista con Hans Bennett, el teólogo Mark Taylor de la Universidad Princeton notó una gran diferencia entre la actitud de estos jueces y la hostilidad del juez Sabo en los procesos anteriores.

En un artículo publicado en Counterpunch el 19-20 de mayo, el periodista Dave Lindorff menciona que la viuda Maureen Faulkner y sus partidarios llegaron por una entrada privada mientras los demás, casi todos partidarios de Jamal, tuvieron que pasar por las puertas de seguridad.

Dice Lindorff que los jueces retaron a Burns con preguntas duras sobre la pena de muerte y opina que hay una buena posibilidad de que el tribunal sostenga la decisión de Yohn. Si es así, Mumia saldría del aislamiento de su celda en el corredor de la muerte. Sin embargo, si el tribunal rechaza la decisión de Yohn, lo podrían ejecutar de una vez.

Entrevistado por Amy Goodman y Juan González para el programa Democracy Now,
el abogado Robert Bryan describió la audiencia como “inaudita” comparada con otros cientos de procesos que él ha manejado durante los últimos 30 años. Desde su punto de vista, los tres jueces federales se preocuparon mucho por el racismo mostrado durante el juicio y cuestionaron al fiscal Burns con mucha dureza sobre su oposición a la revocación de la pena de muerte. Según Bryan, a los jueces les pareció ilógico que las instrucciones de Sabo al jurado cumplieran con las garantizas constitucionales en un juicio imparcial. (Sabo les había aconsejado a los jurados que tendrían que imponer la sentencia de muerte a menos que todos estuvieran de acuerdo con respecto a una circunstancia atenuante, como el buen carácter de Mumia, pero según la ley es suficiente que un solo integrante tenga este tipo de reservación.)

Con respecto a la apelación del dictamen de culpabilidad, los jueces pidieron a la defensa más evidencia para apoyar su alegato sobre la exclusión de africano-americanos del jurado. Aparte de insistir en que el fiscal eliminó diez candidatos negros y sólo cinco blancos, el abogado Robert Bryan dio varios ejemplos del cuestionamiento de los candidatos negros; mencionó, por ejemplo, que el fiscal les preguntó si habían escuchado al programa radiofónico de Jamal. Los escritos presentados por Bryan enfatizan un patrón de racismo en Filadelfia: en el curso de seis procesos capitales, incluso el de Mumia Abu-Jamal, el fiscal McGill eliminó 74 % de los candidatos negros del jurado y sólo 24% de los candidatos blancos.

Según Lindorff, aunque el juez Ambro se mostró receptivo a los argumentos de la defensa, Cowen pareció aceptar la posibilidad improbable que, dado que no hubo información sobre la composición racial del grupo de candidatos, ésta “pudo haber sido” mayoritariamente africano-americana y en este caso pudo haber existido ¡“prejuicio contra los blancos”! El periodista comenta que esto es absurdo dado la larga lucha para incluir Africano-americanos en los jurados de esta ciudad.

Aunque faltaba tiempo para argumentar la cuestión del engaño al jurado por el fiscal McGill, quien dijo a los integrantes que un veredicto de culpabilidad no sería final porque Jamal tendría “apelación tras apelación”, el juez más conservador expresó asombro ante el argumento de Burns que el 3° circuito no debe considerar el tema porque la Suprema Corte nunca ha dictaminado que las instrucciones inapropiadas de un fiscal sean motivo para revocar un veredicto de culpabilidad (sólo la pena de muerte). Un incrédulo juez Cowen le preguntó a Burns: “¿Esto no socava el derecho del acusado a un juicio imparcial?” Opina Lindorff que si toman esta cuestión en serio, existe la posibilidad de que rechacen el veredicto de culpabilidad y establezcan un nuevo precedente jurídico.

Tampoco hubo tiempo para argumentar la cuestión del racismo mostrado del juez Sabo, pero los escritos documentan su hostilidad hacia Mumia, reconocida hasta por los periódicos más parciales a la policía de Filadelfia, y también documentan la declaración de la condecorada estenógrafa de corte Terri Maurer-Carter en la que jura que escuchó el juez Albert Sabo decir a otras dos personas en 1982, “Sí les voy a ayudar a freír ese nigger”.

Entrevistada por el periodista Hans Bennett después de la audiencia, Ramona África dijo: “Ellos saben que Mumia es inocente. La evidencia que recibieron es más que suficiente para justificar su salida. Lo que a mí me impresiona es toda la gente que ha venido aquí para apoyarlo. Es evidente que muchos siguen observando lo que pasa aquí...han venido de Francia, de Alemania, de todas partes de este país y esto es lo que presiona a los oficiales, cuando se dan cuenta que hay gente observando, especialmente de otros países...Con toda esa palabrería en la sala...[los jueces] pueden aparecer muy atentos y receptivos a la defensa, pero esto no significa nada...tal vez tomen una decisión contraria, por eso simplemente tendremos que esperar a ver el dictamen”.

El apoyo por Mumia no se limitó a la manifestación de Filadelfia, asistida por Cynthia McKinney, Danny Glover, Ward Churchill, Fred Hampton, Jr., Kathleen Cleaver, Angela Davis, Michael Schiffman, Dick Gregory, Amiri y Amina Baraka, Volker Raatzman y muchos otros. También hubo acciones y eventos en varias partes del mundo, incluso en Helsinki, Berlín, Toronto, Ankara, Istanbul, Londres, Barcelona, Bilbao, París, Marsella, Ámsterdam, San Francisco, Los Ángeles, San José, Milwaukee, Houston y la ciudad de México.

La noche del 16 de mayo el rapero Immortal Technique, las bandas Bojah & the Insurrection y Broadcast Live, más la cantante Maimouna Yussef y los poetas Taina Asili y Just Greg llenaron La Rotunda en Filadelfia con música y poesía para Mumia.

Un importante mensaje de solidaridad vino del preso político Leonard Peltier: “...Tenemos que mantenernos fuerte. Tenemos que intensificar la lucha. No podemos ceder a las fuerzas de la sociedad que buscan callarnos y ocultar las descaradas injusticias que nos mantienen enjaulados como animales. Si las masas se juntan para detener la ejecución de Mumia Abu-Jamal, no sólo salvamos la vida del hombre que habla por muchas personas cuyas voces raras veces se escuchan y cuyas historias tampoco se cuentan; también evitamos caer en el abismo de la desesperanza todos nosotros que permanecemos tras rejas injustamente”.

Otro emotivo mensaje de solidaridad llegó de un grupo de presos desde el corredor de la muerte del estado de Tejas que se llama PURE, Panthers United for Revolutionary Education (Panteras Unidos para la Educación Revolucionaria), una organización que se inspiró en el partido Pantera Negra del cual Mumia era integrante. Ellos se refieren a Mumia como “nuestra voz, nuestra gran inspiración”. Dicen: “Nuestro hermano y compañero Mumia está en manos de asesinos” que prefieren ocultar sus fechorías, asesinos que “esperan hasta que te sientas cansado––cansado de salir, cansado de velar, cansado de la molestia de sacrificar tanto y, de plano, cansado de estar cansado”. Pero aunque esperan “hasta que el puro desgaste nos agobie, hasta que nos apaguemos la vela para descansar...les tenemos una mala noticia: Nunca nos cansaremos tanto. ¿Nos escuchan? NUNCA NOS CANSAREMOS TANTO”.

En su plática con Amy Goodman, Robert Bryan comentó que después de la audiencia, Mumia le había dicho algo que ha enfatizado muchas veces: “Sabes que, Robert, quiero que la gente entienda que esto no se trata de mí, Mumia Abu-Jamal. Se trata de todas las personas que se encuentran en el corredor de la muerte a nivel mundial. Se trata de todos las presas y presos políticos del mundo. Espero que la decisión de la corte en este caso ayude a otras personas”.

Mientras los jueces deliberan, las muestras de apoyo siguen. Es impensable que los enemigos de Mumia en la Order Fraternal de Policía y sus aliados poderosos dejen su campaña de presión, amenazas y sobornos en este momento. Siempre han querido su muerte y esto nunca va a cambiar. Una desmovilización de las fuerzas que lo apoyan ahora podría ser fatal, dándole a la corte la oportunidad de fallar en su contra en la oscuridad. Cualquier manifestación, evento cultural, carta o petición ayuda en mantener el caso y la actuación de los jueces en la mira pública.


Después de la audiencia del 17 de mayo en Filadelfia los jueces tardarán en ordenar un nuevo juicio, la ejecución o cadena perpetua para Mumia Abu-Jamal. El periodista recibe apoyo internacional y mensajes de otros presos políticos, incluso Leonard Peltier.
Los jueces en la mira, deliberan sobre el futuro de Mumia Abu-Jamal

Cientos de personas manifestaron su apoyo por el preso político Mumia Abu-Jamal frente a la corte en Filadelfia el 17 de mayo mientras otros cientos llenaron la sala para escuchar los argumentos presentados ante el tribunal federal de apelaciones del 3° Circuito.

El periodista y escritor africano-americano fue sentenciado a muerte por el asesinato del policía blanco Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981 y sigue escribiendo desde el corredor de la muerte del estado de Pensylvania. En el año 2001 el juez Yohn avaló el veredicto de culpabilidad pero revocó la sentencia de muerte, citando las instrucciones ambiguas y falladas del juez Sabo al jurado con respecto a la imposición de la sentencia. Tanto la fiscalía como la defensa apeló el dictamen.

El jueves pasado, el fiscal Hugh Burns postuló ante un panel de tres jueces del 3° Circuito (Anthony Scirica, Robert Cowen y Thomas Ambro) que el juez Yohn erró al revocar la sentencia de muerte.

Por otro lado, el abogado Robert R. Bryan sostuvo que el derecho constitucional de su cliente a un juicio imparcial fue violado debido a la postura política y al racismo del juez y de la fiscalía en el juicio de junio de 1982. La abogada Judith Ritter respondió a los argumentos de Burns con respecto a la pena de muerte mientras la abogada Christine Swarns del Fondo de Defensa Jurídica de la NAACP argumentó sobre el racismo en la elección del jurado.

Ahora es probable que el panel de tres jueces tarde unos meses en pronunciarse.

Varios observadores han comentado sobre el ambiente de la audiencia. En una entrevista con Hans Bennett, el teólogo Mark Taylor de la Universidad Princeton notó una gran diferencia entre la actitud de estos jueces y la hostilidad del juez Sabo en los procesos anteriores.

En un artículo publicado en Counterpunch el 19-20 de mayo, el periodista Dave Lindorff menciona que la viuda Maureen Faulkner y sus partidarios llegaron por una entrada privada mientras los demás, casi todos partidarios de Jamal, tuvieron que pasar por las puertas de seguridad.

Dice Lindorff que los jueces retaron a Burns con preguntas duras sobre la pena de muerte y opina que hay una buena posibilidad de que el tribunal sostenga la decisión de Yohn. Si es así, Mumia saldría del aislamiento de su celda en el corredor de la muerte. Sin embargo, si el tribunal rechaza la decisión de Yohn, lo podrían ejecutar de una vez.

Entrevistado por Amy Goodman y Juan González para el programa Democracy Now,
el abogado Robert Bryan describió la audiencia como “inaudita” comparada con otros cientos de procesos que él ha manejado durante los últimos 30 años. Desde su punto de vista, los tres jueces federales se preocuparon mucho por el racismo mostrado durante el juicio y cuestionaron al fiscal Burns con mucha dureza sobre su oposición a la revocación de la pena de muerte. Según Bryan, a los jueces les pareció ilógico que las instrucciones de Sabo al jurado cumplieran con las garantizas constitucionales en un juicio imparcial. (Sabo les había aconsejado a los jurados que tendrían que imponer la sentencia de muerte a menos que todos estuvieran de acuerdo con respecto a una circunstancia atenuante, como el buen carácter de Mumia, pero según la ley es suficiente que un solo integrante tenga este tipo de reservación.)

Con respecto a la apelación del dictamen de culpabilidad, los jueces pidieron a la defensa más evidencia para apoyar su alegato sobre la exclusión de africano-americanos del jurado. Aparte de insistir en que el fiscal eliminó diez candidatos negros y sólo cinco blancos, el abogado Robert Bryan dio varios ejemplos del cuestionamiento de los candidatos negros; mencionó, por ejemplo, que el fiscal les preguntó si habían escuchado al programa radiofónico de Jamal. Los escritos presentados por Bryan enfatizan un patrón de racismo en Filadelfia: en el curso de seis procesos capitales, incluso el de Mumia Abu-Jamal, el fiscal McGill eliminó 74 % de los candidatos negros del jurado y sólo 24% de los candidatos blancos.

Según Lindorff, aunque el juez Ambro se mostró receptivo a los argumentos de la defensa, Cowen pareció aceptar la posibilidad improbable que, dado que no hubo información sobre la composición racial del grupo de candidatos, ésta “pudo haber sido” mayoritariamente africano-americana y en este caso pudo haber existido ¡“prejuicio contra los blancos”! El periodista comenta que esto es absurdo dado la larga lucha para incluir Africano-americanos en los jurados de esta ciudad.

Aunque faltaba tiempo para argumentar la cuestión del engaño al jurado por el fiscal McGill, quien dijo a los integrantes que un veredicto de culpabilidad no sería final porque Jamal tendría “apelación tras apelación”, el juez más conservador expresó asombro ante el argumento de Burns que el 3° circuito no debe considerar el tema porque la Suprema Corte nunca ha dictaminado que las instrucciones inapropiadas de un fiscal sean motivo para revocar un veredicto de culpabilidad (sólo la pena de muerte). Un incrédulo juez Cowen le preguntó a Burns: “¿Esto no socava el derecho del acusado a un juicio imparcial?” Opina Lindorff que si toman esta cuestión en serio, existe la posibilidad de que rechacen el veredicto de culpabilidad y establezcan un nuevo precedente jurídico.

Tampoco hubo tiempo para argumentar la cuestión del racismo mostrado del juez Sabo, pero los escritos documentan su hostilidad hacia Mumia, reconocida hasta por los periódicos más parciales a la policía de Filadelfia, y también documentan la declaración de la condecorada estenógrafa de corte Terri Maurer-Carter en la que jura que escuchó el juez Albert Sabo decir a otras dos personas en 1982, “Sí les voy a ayudar a freír ese nigger”.

Entrevistada por el periodista Hans Bennett después de la audiencia, Ramona África dijo: “Ellos saben que Mumia es inocente. La evidencia que recibieron es más que suficiente para justificar su salida. Lo que a mí me impresiona es toda la gente que ha venido aquí para apoyarlo. Es evidente que muchos siguen observando lo que pasa aquí...han venido de Francia, de Alemania, de todas partes de este país y esto es lo que presiona a los oficiales, cuando se dan cuenta que hay gente observando, especialmente de otros países...Con toda esa palabrería en la sala...[los jueces] pueden aparecer muy atentos y receptivos a la defensa, pero esto no significa nada...tal vez tomen una decisión contraria, por eso simplemente tendremos que esperar a ver el dictamen”.

El apoyo por Mumia no se limitó a la manifestación de Filadelfia, asistida por Cynthia McKinney, Danny Glover, Ward Churchill, Fred Hampton, Jr., Kathleen Cleaver, Angela Davis, Michael Schiffman, Dick Gregory, Amiri y Amina Baraka, Volker Raatzman y muchos otros. También hubo acciones y eventos en varias partes del mundo, incluso en Helsinki, Berlín, Toronto, Ankara, Istanbul, Londres, Barcelona, Bilbao, París, Marsella, Ámsterdam, San Francisco, Los Ángeles, San José, Milwaukee, Houston y la ciudad de México.

La noche del 16 de mayo el rapero Immortal Technique, las bandas Bojah & the Insurrection y Broadcast Live, más la cantante Maimouna Yussef y los poetas Taina Asili y Just Greg llenaron La Rotunda en Filadelfia con música y poesía para Mumia.

Un importante mensaje de solidaridad vino del preso político Leonard Peltier: “...Tenemos que mantenernos fuerte. Tenemos que intensificar la lucha. No podemos ceder a las fuerzas de la sociedad que buscan callarnos y ocultar las descaradas injusticias que nos mantienen enjaulados como animales. Si las masas se juntan para detener la ejecución de Mumia Abu-Jamal, no sólo salvamos la vida del hombre que habla por muchas personas cuyas voces raras veces se escuchan y cuyas historias tampoco se cuentan; también evitamos caer en el abismo de la desesperanza todos nosotros que permanecemos tras rejas injustamente”.

Otro emotivo mensaje de solidaridad llegó de un grupo de presos desde el corredor de la muerte del estado de Tejas que se llama PURE, Panthers United for Revolutionary Education (Panteras Unidos para la Educación Revolucionaria), una organización que se inspiró en el partido Pantera Negra del cual Mumia era integrante. Ellos se refieren a Mumia como “nuestra voz, nuestra gran inspiración”. Dicen: “Nuestro hermano y compañero Mumia está en manos de asesinos” que prefieren ocultar sus fechorías, asesinos que “esperan hasta que te sientas cansado––cansado de salir, cansado de velar, cansado de la molestia de sacrificar tanto y, de plano, cansado de estar cansado”. Pero aunque esperan “hasta que el puro desgaste nos agobie, hasta que nos apaguemos la vela para descansar...les tenemos una mala noticia: Nunca nos cansaremos tanto. ¿Nos escuchan? NUNCA NOS CANSAREMOS TANTO”.

En su plática con Amy Goodman, Robert Bryan comentó que después de la audiencia, Mumia le había dicho algo que ha enfatizado muchas veces: “Sabes que, Robert, quiero que la gente entienda que esto no se trata de mí, Mumia Abu-Jamal. Se trata de todas las personas que se encuentran en el corredor de la muerte a nivel mundial. Se trata de todos las presas y presos políticos del mundo. Espero que la decisión de la corte en este caso ayude a otras personas”.

Mientras los jueces deliberan, las muestras de apoyo siguen. Es impensable que los enemigos de Mumia en la Order Fraternal de Policía y sus aliados poderosos dejen su campaña de presión, amenazas y sobornos en este momento. Siempre han querido su muerte y esto nunca va a cambiar. Una desmovilización de las fuerzas que lo apoyan ahora podría ser fatal, dándole a la corte la oportunidad de fallar en su contra en la oscuridad. Cualquier manifestación, evento cultural, carta o petición ayuda en mantener el caso y la actuación de los jueces en la mira pública.

1 comentario:

Té la mà Maria - Reus dijo...

teneis todo nuestro apoyo para lo que convenga

saludos des de Reus